marzo 23, 2011

"Los borrachos no entrarán al reino de los cielos"



“Los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos heredarán el reino de Dios”.

Trayendo a colación este aparte de la Biblia, del libro Primera de Corintios 6: 9-11, Luis Guillermo Zabaleta, exacordeonista del cantante Felipe Peláez, señala que se siente “indignado” con la posición de su colega Juan Mario De la Espriella, quien en días pasados, en entrevista para EL HERALDO, manifestó que se había bautizado y convertido al cristianismo.

Para Zabaleta este es un gesto reprochable teniendo en cuenta que sigue haciendo parte de la organización vallenata de Silvestre Dangond.

“En la palabra de Dios, los músicos somos tratados como ministros, porque esta toca el alma, los sentimientos. La música puede ponerte triste, alegre, te hace llorar o reír”.

Con esta explicación, Zabaleta señala que su colega es mal ejemplo para todas las personas que quieran seguir a Dios o que le estén sirviendo, pues no ejecuta el acordeón en temas cristianos sino “mundanos”.

“Promoviendo el licor”

Es preciso en señalar que De la Espriella en el video Cantinero hace las veces del expendedor del licor, por si fuera poco el estribillo del tema una y otra vez repite: Cantinero, deme un trago, dos tragos, tres tragos y coloque esas canciones que ahogan las penas...

“¡No!, en este video no hay testimonio alguno. De la Espriella promueve el consumo del licor a través de esta canción, y los borrachos no entrarán al reino de los cielos”, reitera Zabaleta quien seguidamente, afirma que desde hace un año prefirió dejar a un lado sus compromisos con la banda de Felipe Peláez, para seguir el evangelio.

Mientras hojea la Biblia, Luis Guillermo recuerda un aparte de la publicación de este diario. “El periodista le pregunta, ¿qué si haberse convertido al cristianismo implica retirarse de la música vallenata?”.

Moviendo su cabeza, en gesto de reproche, Zabaleta dice que se indignó al leer que De la Espriella expresó que Dios no manda a ninguno que se retire de su trabajo.

“En este caso Juan Mario y yo, con quien he compartido la Biblia, tenemos una discusión bien grande porque uno no puede servirle a dos dioses”.

Zabaleta hace un llamado a su colega, a quien lo invita a que sea obediente a los designios Divinos. Por último manifestó: Qué ejemplo puede dar Juan Mario, quien aparece junto al cantante Silvestre Dangond, brindando con una copa e incitando a la inmoralidad.
Fuente: el heraldo colombia
Publicar un comentario