agosto 30, 2012

El Alcalde Bogota es acusado de excluir a los Cristianos de su gobierno.


El concejal Marco Fidel Ramírez nuevamente criticó al alcalde Gustavo Petro por el “favoritismo” que tiene el burgomaestre capitalino con la comunidad LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales) en Bogotá.

“Respetamos a la comunidad LGBTI, pero no compartimos su visión de vida, familia y sociedad. Es incuestionable su derecho a participar en la política y en el Distrito, pero deben tener el mismo derecho otros sectores que pensamos diferente y a quienes no se nos está dando un tratamiento equitativo”, señaló enfáticamente el cabildante del partido PIN, quien desde hace algunos días ha manifestado su inconformismo con esta situación.
Ramírez insiste que hay un explícito favoritismo del alcalde Gustavo Petro hacia esta parte de la población, y que prueba de ello es “crear mediante el Decreto 149 de 2012 una subsecretaría dependiente de la Secretaría de Integración Social, encargada de atender estos asuntos, cuyo centro comunitario proyectado costará 15.800 millones de pesos que pagaremos todos los bogotanos”.

En este sentido, el concejal agregó que se deja por fuera a la comunidad cristiana de Bogotá, que se acerca al millón de personas y consideró que merece tener como mínimo una secretaría de Asuntos Religiosos.

“La comunidad LGBT goza de designación de recursos exclusivos. La familia tradicional poco le importa. Bogotá, de la mano del alcalde Petro, se dirige hacia una dictadura de la diversidad sexual”.

Finalmente, indicó que no hay una evaluación cuantificada. “Veo con preocupación cómo esta comunidad ya cuenta con programas en franjas triple A en el Canal Capital, al igual que altos cargos en diferentes secretarías, así como una subsecretaría LGBTI que maneja cuantiosos recursos del tesoro distrital”.

Tomado del diario el espectador de Colombia
Publicar un comentario